1969 · 50 años de la boda de John Lennon y Yoko Ono

Parece que últimamente nos estamos especializando en temas de bodas… En San Valentín ya te hablamos de la boda hetero de Elton John y hace una semana celebrábamos el medio siglo de la de Paul & Linda Mc Cartney. Pues a John Lennon le debió de entrar envidia, porque solo 8 días después se casó en Gibraltar con su segunda esposa, la artista conceptual Yoko Ono (para muchos esto iría entre comillas), a la que muchos acusaron de la quiebra de la banda.

En unos momentos en que las cosas en la banda iban bastante mal, la pareja encontró muchos problemas para casarse legalmente, pero lo consiguieron: llegaron desde París en un jet privado hasta el peñón (pequeño territorio inglés localizado en España), se casaron en el consulado unos minutos después, y volvieron rápidamente a París. Solo estuvieron una hora en Gibraltar, porque lo importante la luna de miel: tirados en la cama de la suite 402 del Hotel Hilton de Ámsterdam llena de flores y pancartas pidiendo ‘Peace & Love’ con pijamas y sábanas blancas, quisieron aprovechar la publicidad de su boda para pedir el fin de la guerra de Vietnam. Y, desde luego, consiguieron repercusión…

Resultado de imagen de john lennon yoko ono wedding

Esta es la canción que John y Paul escribieron en conmemoración de su boda, y no estuvo exenta de polémica: primero porque George y Ringo se enfadaron porque ese día estaban fuera y la grabaron sin ellos (John voz, guitarras y percusión y Paul batería, piano, bajo, coros y maracas), segundo porque usaba la expresión ‘¡Cristo!’ y fue censurada en varias emisoras de USA, y tercero porque decía que se casaron ‘en Gibraltar, cerca de España’ lo cual no hizo gracia a la dictadura española, pues consideraba que era territorio español, y también la censuró. Aun así, llegó al numero 1 en las radios españolas…

“Finalmente logramos subir al avión a París,
de luna de miel por el Sena.
Peter Brown llamó para decir:
“Os puede salir bien, podéis casaros en Gibraltar, cerca de España”.

¡Cristo! sabes que no es fácil,
sabes lo duro que puede llegar a ser.
La forma en que están yendo las cosas,
me van a crucificar.

Condujimos desde París hasta el Hotel Hilton de Amsterdam,
hablando en nuestras camas durante una semana.
Los periódicos decían:”¿Qué estáis haciendo en la cama?”
Yo dije: “solo estamos intentando conseguir un poco de paz”