La Academia rectifica: no se entregarán Oscars en los anuncios… y tampoco habrá presentador

Hace unos días la Academia del Cine de Hollywood sorprendía asegurando que, con el objetivo de acortar la gala y que no durara más de 3 horas, los cuatro premios de Fotografía, Edición, Cortometraje de Ficción y Maquillaje y peluquería correspondientes a la 91 edición de los Oscars que se entregarán el próximo 24 de febrero, serían entregados durante la publicidad, emitiendo en diferido los discursos de los ganadores en algún momento sin especificar.

Esto creó un gran revuelo y se tomó como una falta de respeto hacia el trabajo de los artistas nominados a estas categorías. Nadie podría ver en directo quién se llevaba el premio a esas caracterizaciones a veces imposibles que los magos maquilladores y peluqueros consiguen, o si Alfonso Cuarón también se hace con el premio a mejor fotografía (aparte de los otros que seguramente se llevará), o lo que era peor para España, si Rodrigo Sorogoyen extendía su éxito al extranjero consiguiendo la estatuilla por su corto ‘Madre’.

Por ello, varios actores y directores de la talla de Robert de Niro, Martin Scorsese, Alfonso Cuarón, Quentin Tarantino, Brad Pitt, George Clooney, Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu, Christopher Nolan, Michael Mann, Elizabeth Banks, Peter Dinklage, o Ang Lee, entre otros, firmaron un escrito en el que se decía que “relegar estas artes esenciales del cine a un estatus menor no es nada menos que un insulto a aquellos de nosotros que hemos dedicado nuestras vidas y pasiones a nuestra profesión”.

Afortunadamente, y gracias a esas quejas y presiones, la Academia ha rectificado y entregará dichos premios en el tiempo normal de la gala emitido en directo.

Esto se suma a una serie de problemas que han venido teniendo los organizadores durante el último año con respecto a esta gala. El más grave de todos ellos: la ausencia de presentador. Y es que el elegido este año era Kevin Hart, actor y comediante de 39 años, que en diciembre fue anunciado como conductor de la gala, lo cual era para él uno de los mayores hitos de su vida profesional según reconoció, pero que tuvo que renunciar tan solo dos días después para no ser una distracción tras admitir haber escrito unos tuits con chistes homófobos que hizo años atrás. Incluso Ellen DeGeneres, icono del colectivo homosexual en USA y presentadora en dos ocasiones de la gala, intentó convencerle en su programa de que reconsiderara su postura, pero la mantuvo.

Así, esta gala será la primera desde 1989, justo hace 30 años, que no tendrá maestro de ceremonias, por lo que todos los premios serán entregados por los propios artistas como habitualmente se hace.