Las frases más sabias de Charles Dickens en el aniversario de su nacimiento

Si en el siglo 20 el Reino Unido se caracterizó por su incesable surtido de artistas musicales que tanto escuchamos en nuestra radio, sin duda el siglo 19 fue el más prolífico en cuanto a literatos, pintores y escultores que desarrollaron corrientes como el Romanticismo y el Realismo mejor que nadie: William Blake, Edgar Allan Poe, Mary Shelley, William Turner, Jane Austen, William Wordsworth, Lewis Carroll… y un sinfín de polifacéticos artistas que hoy en día son considerados precursores de movimientos muy actuales hoy.  

Entre ellos, destacó el realismo aplastante de un hombre que desde su más tierna infancia se vio obligado a trabajar en una fábrica de betún para pagar su casa y ayudar a su familia en la cárcel, y que empezó a escribir reportajes a los 16 años. Esta dura vida le llevó a un posicionamiento social a favor de las clases menos pudientes y el proletariado, cada vez más fuerte debido a las penosas situaciones laborales en la boyante Inglaterra industrial, criticando de manera mordaz a la burguesía de la época.

Todas sus obras, muchas de ellas basadas en momentos propios de su vida, fueron ejemplos de esta situación incómoda que los novelistas románticos mostraban con menos asiduidad, y de ahí salieron sus obras maestras como Oliver Twist, David Copperfield o Historia de dos ciudades. Dickens llevó esta forma de vida hasta sus ultimas consecuencias, pidiendo que, cuando muriera, fuera enterrado sin ostentaciones ni homenajes y gastando lo mínimo, y que nunca se levantara una estatua en su honor, pues le parecían ‘abominables’ y sentía ‘escalofríos ante tal idea’. Su petición fue respetada… hasta el año 2014, cuando, con aprobación de sus descendientes, se erigió una estatua en Portsmouth, su ciudad natal.   

Si quieres conocer cómo pensaba Dickens, no lo dudes, lee cualquiera de sus obras y podrás entrar de lleno en la mente del gran autor. Mientras, te dejamos alguna de sus frases más sabias y bellas:

“Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños; pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes”

 “El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”

 “Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender”

“Un corazón amoroso es mejor y más fuerte que la sabiduría” 


 “Ocultar algo de aquellos a los que estoy vinculado no está en mi naturaleza. Nunca puedo cerrar mis labios donde he abierto mi corazón” ”

 “Concéntrate en todo lo bueno que te pasa, que a todos nos pasa mucho; y no en las desgracias, que a todos nos pasa alguna”

 “El corazón humano es un instrumento de muchas cuerdas; el perfecto conocedor de los hombres las sabe hacer vibrar todas, como un buen músico”

“Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación” 

 “La deshonestidad mirará fijamente la honestidad fuera del rostro, cualquier día de la semana, si hay algo que se pueda obtener por él”

 “Hay una sabiduría en la cabeza, y… hay sabiduría del corazón”

 “No fracasa en este mundo quien le haga a otro más llevadera su carga”

“Nada es tan fuerte y seguro en una emergencia de la vida como la simple verdad”

“Solo pido ser libre. Las mariposas son libres”

“El sufrimiento ha sido más fuerte que todas las otras enseñanzas y me ha enseñado a entender lo que su corazón solía ser. He estado doblado y roto, pero -espero- en una mejor forma”